Moldeando el futuro. La imposible Universidad de las Mamás

Comparte lo bueno

 

UNIVERSIDAD DE LAS MAMAS

Se ha dicho: “Quien transforma a una mujer transforma dos generaciones”. Aun en una época donde el soporte de la familia y la educación de los hijos es una tarea cada vez más compartida, el rol protagónico de las mujeres en la formación familiar es innegable… Moldear el futuro, ¡vaya una tarea importante!

Lo curioso es que ser mamá es una labor que no se estudia, para la que no hay escuela ni diploma.   Te invito a imaginar como sería una escuela para mamás si existiera.

Una universidad de las mamás formaría psicólogas expertas, capaces lo mismo de consolar y entender, que de poner límites y ayudarte a corregir fallas. Habría que tener clases de primeros auxilios y medicina tradicional.

MAMAS JAFRA

 

 

No podrían faltar habilidades de administración del tiempo para ocuparse de casa, hijos y carreras exitosas. Y una instrucción acabada en pedagogía para ser maestras de vida. Hacer todo esto y además hacerlo con sabiduría merece más que un doctorado, ¿no crees?

Esta imposible universidad tiene algo de realidad en la vida. La experiencia y la sabiduría se transmiten con la fuerza del ejemplo y el poder del acompañamiento. Y cuando se tiene éxito, se forman seres humanos libres y dispuestos a la felicidad. Moldean al futuro dos veces.

Sabemos que hay muchas maneras de ser mamá. De muchas generaciones de mujeres hemos aprendido el poder de construir valores, de acompañarnos en los desafíos y respaldarnos para alcanzar sueños.

Y la mejor manera de honrar el espíritu de la maternidad y sus dones es hacer trascender esos valores. No es una tarea exclusiva de las mujeres, todo ser humano puede asumir la vocación y la misión de compartir experiencia y crear oportunidades para los demás. El acompañamiento es clave, la generosidad vital y el amor el lazo que une todo.

A las Mamás , gracias por ser maestras de vida, gracias por moldear el futuro, nuestro futuro. Que la felicidad sea el diploma de graduación de esa increíble e invisible escuela de amor que generación tras generación cobra vida en ustedes. Nos corresponde estar a la altura de su ejemplo.

 

Comparte lo bueno
No comments yet.

Deja un comentario